Una alimentación saludable este verano requiere de un equilibrio adecuado entre los nutrientes que se consumen. Para que una dieta sea nutritiva, idealmente debería aportar un 55% de hidratos de carbono, 15% a 20% de proteínas y el resto grasas (de un 25% a un 30 %).


Además, se debe tener mucho cuidado con la ingesta de grasas y saber diferenciarlas por su calidad, o sea moderar el consumo de grasas saturadas, como los alimentos con crema, manteca o que están fritos, y darle mayor importancia a la ingesta de grasas no saturadas. Por lo que es recomendable incluir aquellas que contienen omega 3, 6 y 9, incluyendo pescados como salmón y lenguado, además de aceite de oliva.

Según la agencia argentina Pro-Salud, existen dietas que están de moda en ese país como las denominadas disociadas o líquidas, las que no serían recomendables para los pacientes en general, ya que no toman en cuenta todos los principios nutritivos que se necesitan.

Por lo que no existirían las dietas mágicas, sino que hábitos alimentarios correctos para bajar de peso de manera responsable.


RECOMENDACIONES

La recomendación de la doctora Marcela Ciaño, Jefa de Nutrición de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina de Buenos Aires, es realizar cuatro comidas diarias principales, más dos colaciones que pueden ser una barra de cereal, una fruta o un yogurt.

Aunque con los excesos de calor que se viven por estos días, es necesario priorizar la ingesta de frutas y verduras, evitar las comidas con alto contenido de grasas y, especialmente, aumentar el consumo de líquidos.

De hecho, el aporte de líquidos debería ser de 2 a 2,5 litros diarios en promedio, para mantener el organismo hidratado. Y en cuanto a las frutas, estos alimentos aportan una cantidad importante de líquidos y también antioxidantes.

Un consejo para las personas que deben pasar largas horas en su lugar de trabajo, es que busquen algún tipo de actividad aeróbica en sus momentos libres, como salir a caminar, correr o nadar, para sí aumentar el gasto de calorías.

Aunque hay que recordar que para lograr una actividad física aeróbica se debería realizar un ejercicio como mínimo por 20 minutos, 2 a 3 veces a la semana.


ALIMENTACION SALUDABLE

Lo que habría que evitar es saltarse el almuerzo y reemplazar esta comida, por ejemplo, por un café, unas galletas o una sopa instantánea. Ya que este tipo de hábitos puede alterar el metabolismo, lo que puede hacer finalmente que se suba de peso.

Por ello es recomendable salir y darse el tiempo de comer algo liviano o llevar almuerzo al trabajo, por ejemplo, una porción de torta de verduras, una ensalada o un pan pita con verduras y pollo.

De esa manera se puede mantener un metabolismo activo y funcionando de manera adecuada, lo que también evita que se llegue con más hambre a la siguiente comida.

Un último consejo, pero no por eso menos importante, es tener mucha atención con la cadena de frío de los alimentos.

Por lo que es recomendable guardarlos en el refrigerador de la casa, antes de llegar a comerlos, comprar en locales que aseguren un ambiente frío para las comidas. Y recordar que si alguno de los alimentos queda fuera del refrigerador, se bote, ya que cada 20 minutos aumenta gradualmente la posibilidad de contaminación de la comida.

Publicado por Mi Escuelita Saludable on martes, 3 de febrero de 2009

0 comentarios

Publicar un comentario